sábado, 28 de febrero de 2009

Defensa de Nuestra Soberanìa













Respuesta del pueblo a la Ocupaciòn yanqui

En sentido general las medidas tomadas por los ocupantes buscaban organizar el país estableciendo una estructura diseñada de acuerdo a su naturaleza, de gobierno de fuerza. Esta ingerencia recibió el rechazo del pueblo dominicano produciéndose enfrentamientos de diferentes tipos unos dirigidos por dueños de pequeñas propiedades de tierras ,labriegos y campesinos ,trabajadores asalariados ,desposeídos que con machete en mano combatieron por más de cinco años.

Fueron llamados por los norteamericanos como gavilleros o alzados que constituyeron grupos reaccionarios que conocían y practicaban muy bien la táctica de guerrillas. Estos arrastraron tras de sí a otros pobladores de las diferentes regiones, aunque la más fuerte fue la Región Este. Aquí fueron perseguidos y fuertemente torturados por los militares norteamericanos muchos de ellos ejecutados con métodos criminales, como es el caso de Fidel Ferrer, que colgaron su cadáver después de ser asesinado, a Cayo Báez, a quien le quemaron el pecho y el vientre con hierros candentes.

Vicente Evangelista creyó en falsas promesas, siendo perseguido hasta que lograron que depusieran las armas, Vicente creyó en ella, depuso las armas y se presentó en San Pedro de Macorís. De inmediato fue aprendido y con grillos en los pies conducido a un campamento fuera de la ciudad, donde lo fusilaron. Otros líderes como Ramón Natera, Martín Peguero y Ramón Batía, que jugaron un papel importante en esta lucha contra los ocupantes.


Otro grupo social que enfrentó la ocupación fue el de los intelectuales pertenecientes a la clase media liberal organizado en la Unión Nacional Dominicana protagonizando protestas publicadas en diferentes medios de la prensa escrita y revistas tanto nacionales como internacionales. Una de las más significativas fue la del 23 de diciembre de 1920 ante la Proclama que contendría órdenes y nombramientos de funcionarios norteamericanos en suelo dominicano… “Por cuanto el pueblo dominicano, a pesar de la Ocupación Militar Americana permanece siendo un Estado soberano, y no reconoce ni puede reconocer otra autoridad política, dentro de su propio territorio, sini la de los poderes que èl mismo se ha dado de acuerdo con sus propias leyes” (pag, 104, Obras Escogidas).

Encabezaban esta protestas seguidores y amigos del presidente Henríquez y Carvajal, Américo Lugo, Fabio Fiallo , Enrique Deschamps, E. A. Billini, Andrés Pérez , Manuel Maria Machado y Alejandro Pérez Perdomo. También teatristas se sumaron a la protesta dando origen a diferentes obras teatrales como “El Intruso “y”No más Yes” cuyo contenido era un repudio directo a la injerencia norteamericana en suelo dominicano. Dicha producciòn fue autoria de José Narciso Solá.
Los dramaturgos Arturo Logroño y Rafael Damiròn con la obra “Los yanquis en Santo Domingo “ la misma fue una autocrítica a la política y a los políticos dominicanos. Grupos identificados con la música también realizaron su aporte, fueron compuestos merengues de salón con letra alusiva al período como el de La invasión del 16 en el género de Perico Ripio. (Tomado para ser trabajado en la propuesta metodològica, en la modalidad de taller històrico de reflexiòn).

Como se puede apreciar, la ocupaciòn fue un estado de hecho pero no de derecho; la injerencia norteamericana nunca contó con el apoyo del pueblo dominicano. Su aparente obediencia estaba condicionada en la presiòn psicològica de amedrentamiento de su fuerza militar, tras los intentos de doblegar a ese pueblo valiente y fervoroso, los norteamericanos cometieron las peores atrisidades
(ver foto de Cayo Bàez).